Escuchando la voz de Dios

abril, 2019

Amados hermanos en Cristo Jesús:

Como siempre, es un gran placer poder saludarles a todos, esperando que este primer cuatrimestre del año haya sido bueno y que de alguna manera el Reino de Dios haya avanzado en su área. El Señor quiere que su Reino avance y que cada día se levante un liderazgo decidido, capacitado y motivado al establecimiento de Su Reino.

Estoy seguro que aún no digerimos completamente las grandes lecciones que recibimos en Escuela Avanzada en el mes de enero del presente año. Eso, entonces, nos lleva a repasar y meditar profundamente en todas ellas. Seguro que muchas de estas lecciones se convertirán en parte esencial de nuestro ministerio, pero permítanme hacer referencia a la primer conferencia dada por el pastor Jonathan que fue nuestro conferencista principal y que ayudó a poder comprender el gran entendimiento y revelación que el Señor ha dado al pastor Frank Damazio. Al abrir su corazón en la primer conferencia, dio una lección que para mí representa una de las más grandes bendiciones que podemos tener, y esto es: poder escuchar a Dios.

Aunque hemos leído la Biblia tantas veces, no nos detenemos en detalles tan específicos como los que nos fueron presentados. ¿Cuántas veces habló Dios a Adán? ¿Cuántas veces habló Dios a Noé? ¿Cuántas veces habló Dios a David? Encontramos que a muchos de los grandes líderes bíblicos, el Señor les habló muy pocas veces, como es el caso especial de Noé. Aunque Dios le habló muy pocas veces, el haber escuchado y haber obedecido brindó una nueva oportunidad a toda la humanidad. Así que resulta fundamental escuchar al Señor.

Resulta determinante obedecer a esa palabra que Dios nos trae. Creo que podemos concluir que la vida y el destino de miles de personas dependen de esa capacidad que tenemos para oír a Dios, entender su mensaje, obedecerlo y proclamarlo. Si no tuviste oportunidad de escucharlo, te perdiste un gran mensaje de Dios.

Pero ahora te lo estamos recordando. Escuchar a Dios es vital para la propia supervivencia. Hay personas que tienen la capacidad de escuchar a Dios con gran facilidad, de discernir tanto bíblica como proféticamente, la voz presente de Dios. A otros, les cuesta mucho poder decidir “esto es lo que Dios está diciendo” y seguramente hay otros, que aún tienen esta opinión: Dios ya no habla hoy. Hay algunas personas que me han hecho esta pregunta: ¿Pastor Jacobo, Dios puede hablar hoy? Y mi respuesta es muy sencilla: “¿El que hizo la lengua, no hablará?” Sí, Dios nos habla hoy. Hebreos 1:1-2 dice: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;”. Así que en realidad somos nosotros los que no tenemos ni la disposición ni la sensibilidad para escuchar la voz de Dios.

Pero ¿cómo vamos a hacer Su voluntad si no lo escuchamos? Dispongamos nuestra alma para escuchar a nuestro Dios. Seguro que tiene mucho que nos puede decir: a dónde ir, qué hacer, qué decir.

Reciban un cordial saludo de todo el equipo de Escuela Avanzada de Ministerio y muy especialmente de nuestro pastor y apóstol hno. Bill Brown.

Les animamos a consultar la página de Escuela Avanzada de Ministerio https://escuelaavanzada.org para encontrar los lugares y fechas de próximos eventos. Este año, para el mes de septiembre, iniciaremos Escuela Avanzada de Ministerio en Houston, Texas, y continuaremos con Escuela Avanzada Tijuana. Así que esperamos que compartan a todos sus contactos y asistan al lugar más cercano a ustedes para recibir Escuela Avanzada. Seguramente en enero del 2020 nos podremos gozar en Cuernavaca con un tiempo más de ministración en Escuela Avanzada.

Bendiciones,

Pastor Jacobo Mondragón Aroche
Miembro del equipo de Escuela Avanzada de Ministerio

Una respuesta a “Escuchando la voz de Dios”

  1. Si, Dios habla hoy. Son tiempos de apagar el ruido externo poniéndonos los audífonos para escuchar la voz de Dios. Su Voz es un refrescar día a día y su dirección es la brujula perfecta en nuestro diario caminar.

Los comentarios están cerrados.

Arriba