Un simulacro de los últimos tiempos

Pastores Jacobo y Marjorie Mondragón

Amados hermanos:

La palabra del Señor dice: “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.” Mateo 24:7.

En el sermón escatológico de Jesús, él incluyó pestes, algo que nos ha tocado vivir en una nueva dimensión. Las señales que fueron dadas como señal de los últimos tiempos han sido constantes, esto quiere decir, siempre ha habido guerras, hambre, terremotos y aún pestes, sin embargo en los últimos días se ha intensificado de una manera exponencial o se ha aumentado. Las guerras ya no serán como antes, con cañones y balas, sino con armas químicas, influencia magnética y presión económica. La pandemia que estamos viviendo es muestra de ello.

Si bien, por el momento no sabemos cómo empezó este virus, estoy seguro que más adelante lo sabremos pues las investigaciones ahora están en curso. ¿Vino este virus a causa de la comida exótica de los chinos? O ¿fue creado este virus en un laboratorio y salió de control por el mundo? Las dos cosas son posibles, aunque la del laboratorio es más posible, pues los chinos tienen mucho tiempo comiendo pangolines, murciélagos y otros animales raros para nosotros. Todo esto pues nos lleva a teorías (algo no comprobado) de conspiración que posiblemente más adelante sabremos.

¿Qué pensamos en lo espiritual? Creemos que el mundo se está preparando para el fin, mis amados, la venida del Señor está cerca. Todo esto muestra una crisis en todos los ámbitos como económico, político, social y espiritual. Todos sabemos que al final de esta pandemia una fuerte crisis económica se dará por haber estado todo paralizado. En lo social la gente no sabe cómo manejar esto y están con diferentes reacciones entre las cuales la desintegración familiar es la peor. Cuando los chinos salieron del confinamiento, miles de divorcios se dieron porque no pudieron estar juntas las familias por tres meses. En lo político los gobiernos pagarán un alto costo por las decisiones que tomaron frente a este evento.

En lo espiritual creo que la iglesia ha sido fuertemente probada para saber qué tan fuertes éramos como para sobrevivir sin que otros fueran responsables por mi fe. Por tanto tiempo nos hemos desgastado tratando de que los discípulos lleguen a la congregación, que oren mientras estamos en los servicios ya que en lo privado hay un gran abandono, muchos no leen la Palabra de Dios, sólo lo hacen en los cultos, llegan tarde, se van temprano, los cultos son cada vez más cortos con el pretexto de que “es tiempo de calidad”. En fin, hay una crisis en la iglesia muy fuerte. Muchos tuvimos que aprender a usar los medios para ministrar a los santos y para avanzar al evangelio aún a pesar de las limitaciones. ¿Saldremos más fuertes? Espero que sí.

El pueblo mexicano es ahora un pueblo de simulacros, los terremotos del 85 y del 17 nos han marcado. Mi pregunta es: ¿no será este un simulacro de los últimos tiempos? Debemos pensar en esto y prepararnos para esto y más, de modo que los tiempos no nos sorprendan. Hoy es tiempo de buscar al Señor de una manera más profunda, es tiempo de una vida cristiana más consagrada, es tiempo de corazones abiertos a la voz del Espíritu Santo que nos guíe, nos dé dirección.

Escuela avanzada de ministerio siempre ha tenido esa carga, ayudar a los pastores y líderes para la edificación de la Iglesia. Ahora mismo nosotros no sabemos qué pasará con los seminarios programados. Recuerden que tenemos en septiembre el seminario en Houston y en octubre el seminario en Tijuana, pero por favor estén pendientes de cambios o modificaciones a este calendario, de modo que nadie pierda su continuidad de estudio.

Todo el equipo de EAM estamos orando y clamando al Señor por ustedes, que la gracia del Padre esté en sus vidas, familias y ministerio y seamos guardados de todo contagio. Por favor sigan las instrucciones de las autoridades sanitarias de manera que salgamos lo más pronto posible, entre más nos guardemos menos avanza el virus. Guárdense del virus del pecado y la maldad y vivamos una vida intensa en la presencia del Padre celestial.

Bendiciones a todos,

Pastor Jacobo Mondragón

5 Respuestas a “Un simulacro de los últimos tiempos”

  1. PASTOR ME HE DEDICADO HA ESTUDIAR LA PALABRA
    TANTO COMO MUCHO PUEDO
    UNA AMIGA MÍA ME APOYO PARA PROFUNDIZAR, TENGO LOS VIDEOS Y YO SE QUE USTED SABE
    CONOCE Y EL ESPÍRITU SANTO LO DIRIGE.
    YO HE ESTADO EN SUS ENSEÑANZAS
    Y HACE COMO CUATRO AÑOS UN CICLO DE ENSEÑANZAS ESCATOLOGICA, SENSACIONAL.ES
    Yo quiero hacerle llegar estos estudios si le interesa.
    Tal vez al revisar, pueda trabajar con algunos

  2. Excelente estudio y en lo particular pienso que esta pandemia será un Parteaguas, ya que se están haciendo planteamientos a nivel nacional e internacional de un antes y un después y como bien lo comento las guerras ya no serán a balazos y cañonazos, en lo futuro como se está haciendo actualmente, será a través de guerras biológicas, económicas, por expansión de territorio y por el agua.
    Sin embargo, confiando en la palabra del Señor y entregando todo lo que esté de nuestra parte, estaremos en condiciones de vencer al enemigo.
    El presente estudio que realizó debiera ser parte de los cultos en las iglesias del CC.
    SALUDOS CORDIALES.
    RICARDO PERALTA OROPEZA.

  3. Excelente estudio y reflexión, esta pandemia será un parteaguas de un antes y un después porque ya nada será igual, efectivamente las guerras cambiaron de balazos y cañonazos a guerras biológicas, políticas y por las creencias ideológicas.
    Sin embargo, hay que reconocer que estando en la palabra del señor podemos salir adelante como hijos de Dios.
    En mi humilde opinión, sería bueno considerar este tema en los cultos para concientizar a la congregación y tener más cuidado en la familia que es la base de la iglesia y de cualquier sociedad, y particularmente en los niños y adolescentes que serán el futuro de la congregación.
    Saludos cordiales.
    RPO.

Los comentarios están cerrados.

Arriba