Tres Tiempos, Acciones, Preguntas y Un Nombre Generacional

Amados consiervos, llamados a ser Santos con todos los que aman e invocan el Nombre de nuestro Señor Jesucristo; gracia y paz a vosotros.

Como parte del equipo de la Junta Directiva de Escuela Avanzada de Ministerio, les enviamos un saludo de la Facultad y de nuestro amado Pastor Bill Brown.

Como Pastor-Maestro de la Congregación Centro Internacional Shekinah en Cadereyta Jiménez, y en Guadalupe, Nuevo León; compartí una enseñanza que impactó al Cuerpo Local de la Iglesia, y hoy se la comparto a ustedes para bendición de sus Iglesias Locales.

1 Pedro 2:9b “… para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;”

Sólo las sagradas Escrituras, es decir; la Biblia, proveen al siervo apasionado, respuestas concretas e importantes, tanto de manera personal como para toda la humanidad.

En tiempo Pasado, es decir; lo que significa en ese tiempo, lo que ya sucedió y que en una línea cronológica ha quedado atrás.

Es aquí donde surge la primera pregunta: ¿De dónde vengo? El escritor del Pentateuco, Moisés, dijo que venimos de Dios, que fuimos creados a su imagen, conforme a su semejanza, y que él nos hizo y no nosotros a nosotros mismos.

Génesis 1:26, 27. “26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Salmo 100:3. “Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.”

En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo nos da la respuesta a esta pregunta, al decir que estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, y que esto fue en otro tiempo, estando en una vieja naturaleza de ira.

Efesios 2:1-3. “1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

Continuando Pablo: “…y esto erais algunos” dándonos la revelación de que Cristo Jesús nos libró, enseñándonos la acción de la Gracia, la justificación para hacernos saber que por Fe somos hechos justos ante Dios.

En tiempo Presente: Es el hacer referencia al tiempo que transcurre en el momento actual, o es aquel tiempo en el que se encuentra una persona cuando cuenta algo. Entonces viene la segunda pregunta: ¿Por qué estoy aquí? El rey Salomón nos dice: “El fin de todo discurso oído en este tiempo presente es este, teme a Dios, y guarda sus mandamientos. (Eclesiastés 12:13)

2 Tesalonicenses 2:13. “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,”

En tiempo Presente, Él nos libra para vivir en un proceso continuo de santificación, sin la cual nadie verá al Señor.

El tiempo Futuro: Es la porción que nos corresponde de la línea temporal que todavía no ha sucedido, entonces llegamos a la tercera pregunta: ¿A dónde voy? El bendito Evangelio de Juan, dice:

Juan 3:16-18. “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

El rey y salmista David escribió: “Jehová es mi pastor; y nada me faltará”, y al finalizar, “Y en la casa de Jehová moraré por largos días.” (eternidad) (Salmo 23:1, 6.)

Estudie Apocalipsis 20:15, y vea Apocalipsis 21:1, 5-8.

En resumen, si pensamos en tiempo Pasado ¿De dónde venimos? De las tinieblas. Él ya nos libró y nos justificó a su luz admirable.

En tiempo Presente, si nos preguntamos ¿Por qué estoy aquí? El Señor Jesucristo nos libra y nos santifica para servir en su maravillosa obra e Iglesia Local.

En tiempo Futuro nos preguntamos ¿A dónde voy? Jesucristo aún nos librará y nos glorificará.

1 Corintios 15:52. “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.”

Filipenses 3:20, 21. “20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

Conclusión:

Somos llamados a vivir en su luz admirable:

Efesios 5:15-20. “15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Su servidor en el Reino, Humberto Trejo Cabrales.

Top