La importancia de la lectura

David y Sara Lont6 de octubre, 2015

Queridos Pastores y Líderes:

Pablo le dijo a Timoteo: Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. (1 Timoteo 4:13). La lectura debe ser importante para cada cristiano. Debemos formar el hábito de leer, y sobre todo, de leer las Escrituras. Debemos ocuparnos en la lectura de materiales que nos harán crecer, que nos edificarán, y que traerán sabiduría a nuestro ser. Sin embargo, muchos no tienen el hábito de la lectura.

Algunas estadísticas mexicanas sobre la lectura

Según las estadísticas de una encuesta nacional de lectura en el 2012, sólo 4 de cada 10 personas en México leen. En promedio el mexicano lee 2.9 libros al año, y sólo 12 mexicanos de cada 100 prefieren leer en su tiempo libre, mientras 42 de cada 100 prefieren ver la televisión. El 63.8% de los adultos afirman que no se les fomentó el hábito de la lectura durante su niñez.i En México, definitivamente no tenemos el hábito de la lectura.

Los beneficios naturales de leer son muy importantes:

  • Leer puede ayudar a relajarte. Un estudio encontró que leer durante sólo 6 minutos produjo efectos muy notables de la reducción de estrés, relajando los músculos y aún el corazón.

  • Leer mantiene la mente activa. Las personas que leen mejoran la salud de su cerebro y previenen la falta de memoria durante la vejez. En un estudio de adultos mayores, se encontró que los que leían con frecuencia reducían en un 32 por ciento el declive de sus facultades mentales que es muy común en los ancianos. Aún reduce el riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

  • Leer antes de dormir puede ayudarte a descansar mejor.

  • Leer es una forma muy efectiva de aumentar tu conocimiento.ii

Nosotros como pastores y líderes debemos desarrollar nuevos hábitos en cuanto a la lectura. Un pastor que lee con frecuencia tendrá una visión más grande e ideas e ilustraciones nuevas para sus predicaciones. Un cristiano que lee crecerá en su carrera, en su familia y en su ministerio. Por el lado inverso, un pastor que no lee tiene la vista corta y carecerá de ideas frescas para la iglesia y el ministerio.

Timoteo debía leer.

Timoteo había sido llamado por Dios y dotado para proclamar el evangelio. Sin embargo, aún así, el Apóstol Pablo le exhorta a leer. Surge naturalmente la pregunta: ¿Qué libros debía leer Timoteo?

El Antiguo Testamento. La respuesta obvia a esta pregunta es que debía leer las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento que eran utilizadas para predicar y enseñar en las iglesias y en las comunidades de ese tiempo. Debemos recordar que todavía no existía la Biblia como la conocemos hoy, porque todavía estaba el Nuevo Testamento en el proceso de ser formado. Todo lo que los apóstoles y los primeros cristianos tuvieron de Escrituras ya formadas era el Antiguo Testamento. Partiendo del Antiguo Testamento, ellos predicaban y comprobaban que Cristo era el Hijo de Dios quien murió por nosotros.

Los cristianos de nuestro tiempo también deben leer el Antiguo Testamento, ya que contiene las verdades de la salvación en forma de semillas, sombras y profecías. Todo el Antiguo Testamento nos conduce hacia Cristo, nuestro Salvador.

Las cartas a las iglesias. Había otros escritos en el tiempo de Timoteo, incluyendo algunas de las cartas de los apóstoles a las iglesias en distintas partes. Es probable que Pablo también se refería a esto cuando exhortó a Timoteo a leer, aunque eran todavía pocas las cartas que estaban en circulación en ese momento.

El cristiano hoy en día también debe leer el Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento muestra el cumplimiento de las promesas de Dios establecidas en el Antiguo Testamento, documenta la historia de Cristo y la primera iglesia, y asienta la doctrina cristiana utilizada para fundamentar la iglesia durante el primer siglo.

Otras obras clásicas. Sabemos que Pablo estaba familiarizado con algunas de las obras clásicas seculares de su día. Algunas palabras que utilizó en su proclamación del evangelio provienen de fuentes seculares (por ejemplo, Hechos 17:28: Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.). Pablo en ocasiones hacía uso de referencias a las obras seculares para ilustrar sus sermones.

Hoy en día el cristiano también puede utilizar su conocimiento obtenido por medio de la lectura de algunos libros no cristianos para ayudar a la gente a entender mejor el mensaje del evangelio. Sólo debemos recordar que nuestro libro base para predicación es la Biblia, no es un libro escrito por hombres. Lo que va de acuerdo con la Biblia y nos sirve, lo podemos utilizar; los escritos que contradicen a la Palabra de Dios deben ser rechazados.

¿Debía leer Timoteo en privado o a la gente en público?

Pablo le exhorta a Timoteo: 1 Timoteo 4:13: Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Esta encomienda contiene tres partes: La lectura, la exhortación, y la enseñanza.

Obviamente la exhortación y la enseñanza fueron dadas públicamente. No hay razón para creer que la lectura, no. Pero para leer y exponer la Palabra de Dios delante de la gente con enseñanza y exhortación, Timoteo debía leer y estudiar en privado primero. Si queremos ser útiles para la obra de Dios, debemos estudiar la Palabra en privado para luego enseñar o exhortar a otros en público o de manera personal. Nuestra lectura privada nos capacita para el ministerio. Un pastor o líder cristiano debe leer.

El leer nos ayuda a desarrollar empatía.

Leer nos ayuda a desarrollar empatía, la cual es crucial para tener una verdadera carga por otras personas. Leer promueve nuestra habilidad de empatizar con otros. En seguida una definición de “empatía”:

La empatía puede ser descripta como un sentimiento que hace que alguien pueda sentir lo mismo que otra persona a pesar de no estar pasando por la misma situación; la empatía permite a alguien sentirse cercano al dolor o al sufrimiento de otra persona debido a que le tiene cariño, o simplemente por una cuestión de ética y de emoción humana que hace que incluso uno pueda sentirse angustiado al ver a otra persona sufrir.”

Cuando hablamos de la empatía o del acto de empatizar, estamos haciendo referencia a una situación muy común que todo ser humano ha sentido alguna vez y que puede sentir respecto de otro ser humano así como también, por ejemplo, de algún animal. La empatía es una de las características más importantes del ser humano porque a través suyo se combinan dos elementos únicos que normalmente suelen ir separados: la razón y el sentimiento. Esto es así ya que para poder sentir empatía uno necesita, obviamente, emoción y sentimiento, sensibilidad, pero por otro lado, también necesita ser consciente y comprender a nivel lógico que la otra persona está sufriendo o pasando por una situación de dolor. Esa posibilidad de concientizarse sobre lo que el otro sufre es lo que nos permite de manera natural comprender o al menos acercarnos a su dolor…”iii

El leer abre nuestra mente a ideas de otros.

Las experiencias y el conocimiento de otras personas nos pueden ser transmitidas al leer sus libros. Cuando una persona con experiencia en cierta área de la vida, por ejemplo, el estar al frente de una gran empresa, o el líder de una organización grande, escribe, plasma sobre las páginas de su libros años de experiencias y conocimientos adquiridos por medio de sus fracasos y sus logros. Estas ideas nos pueden ser transmitidas y podemos aplicarlas en nuestras propias vidas y situaciones. (Ejemplo: los libros del Pastor Frank Damazio, Bill y Gerda Brown, etc.) Podemos aprender mucho acerca del ministerio a través de leer libros de hombres y mujeres que han servido fielmente al Señor y han escrito libros para que otros puedan experimentar la bendición de un ministerio visionario.

En Conclusión

La habilidad de leer es un regalo de Dios. La escritura es una forma de transmitir experiencias y conocimiento de una generación a otra. La lectura es la forma más común de transmitir los pensamientos de otros a nosotros mismos. La lectura es vital para la educación y progreso de la sociedad.

Como cristianos, somos exhortados a leer. De todos los libros que podemos leer, la Biblia es el que sobresale, ya que no nos transmite los conocimientos y pensamientos de meros hombres, sino de Dios mismo. Hagamos conciencia acerca de la importancia de formar nuevos hábitos de lectura.

Escuela Avanzada 2016 – Enfoque

Saludos y bendiciones de parte del equipo de Escuela Avanzada. Esperamos ver a muchos de ustedes en enero en Cuernavaca. Estaremos estudiando el tema “Enfoque” los días 25 al 28 de enero, 2016,. En esta ocasión contaremos con la participación del Pastor Bob MacGregor, quien ha sido de gran bendición para nuestras vidas y ministerios en años anteriores. ¡Esperamos ver a cada uno de ustedes!

Les enviamos un saludo cordial a cada uno. Que nuestro Señor les capacite para la obra conforme a Su grandeza.

En Cristo,

Pastores David y Sara Lont
de parte del equipo de Escuela Avanzada de Ministerio


Notas:

Arriba