Posicionándonos para la visitación divina