El cántico del Señor

Bill Brown31 de mayo, 2018

Queridos pastores, líderes y amigos:

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. (Gálatas 6:9)

Sé que muchos de ustedes están trabajando arduamente para cumplir su llamamiento, encontrar su destino y lograr su propósito en el reino de Dios. También estoy seguro de que llevan a muchos otros con ustedes y los llevan de gracia a gloria. Queremos que sepan que estamos con ustedes en oración y amor. Una vez más, esperamos con gusto reunirnos con todos ustedes en Escuela Avanzada de Ministerio en enero en Cuernavaca.

Adoración

Me encanta la adoración, que incluye cantos, coros, salmos e himnos acompañados de un buen fondo musical. En África, sin embargo, algunos lugares no tienen instrumentos musicales además de tres tambores afinados y eso tampoco está mal. Lo que Dios busca son aquellos que le adorarán en espíritu y en verdad, y lo importante es que nuestros corazones estén llenos de gratitud por todo lo que Dios ha hecho, lo que está haciendo, y lo que hará.

Hay dos pasajes de las Escrituras: uno en Colosenses 3:18 que habla de estar llenos de la Palabra, y el otro en Efesios 5:19 que habla de estar llenos del Espíritu. Ambos dicen cómo hacer esto “hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”.

El cántico del Señor

Al mirar hacia atrás a lo largo de mis muchos años de ministerio y miles de horas en la iglesia, pienso en un aspecto que no veo tanto hoy en día, y es lo que llamamos “el cántico del Señor”. Mi concepto del cántico del Señor no es sólo cantar algo que sé o cantar en otras lenguas, sino cantar una canción de amor a Jesús. La Biblia dice que de nuestro interior fluirán ríos de agua viva. Cuando lo relacionamos con la Escritura: “Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel” (Salmo 22:3), vemos un patrón en esto donde podemos entrar en el lugar santísimo para disfrutar, descansar y gozarnos de la dulce comunión con el Señor mientras le cantamos.

¿Cuándo fue la última vez que usted cantó su cántico personal de amor al Señor? A menudo le canto una canción de amor a mi esposa y parece que le gusta. Le canto una canción de amor a Jesús y siento que Él también la recibe con alegría y gozo.

Muchas veces el cántico del Señor puede salir en la congregación de alguien bajo la unción del Espíritu Santo. Esta canción espiritual puede ser profética aunque no siempre lo es. Sin embargo, cuando esto sucede, ayuda a elevar a los santos a un nuevo nivel de adoración, alabanza y exaltación del nombre de Jesús.

También me encantan las alabanzas aprendidas y hay una canción maravillosa que me gusta cantar: “Te necesito Señor ahora mismo”. Está unida a otra: “Enamorarme de Jesús es lo mejor que he hecho”.

¿Qué tal si empezamos ahora mismo y cantamos unas alabanzas desde el corazón al Señor? Algunos pueden decir que no saben cantar. Allí es donde podemos aplicar la Escritura que dice que “aclamemos alegres al Señor”.

Sean bendecidos en todo lo que hagan y sigan cantando el cántico del Señor. Que esta canción brote de ustedes como un pozo artesiano y les garantizo que su caminar con Jesús será mejor y más precioso. ¡Háganlo!

Que Dios les bendiga ricamente.

Suyos en el amor y el servicio de Cristo,

Bill y Gerda Brown para el equipo de EAM

Top