Enfrentando la maldad

Enfrentando la maldad

Dios les bendiga amados pastores, líderes que están conectados a Escuela Avanzada de Ministerio.

Recientemente estuve en la isla de Cuba, participando en Congreso de jóvenes y otro de mujeres, así como visitando algunas de las iglesias que ahí tenemos. Nos percatamos que hay cambios sociales en la Isla que lamentablemente desfavorecen a la fe de las personas. Porque la facilidad para acceder al Internet, las posibilidades de que ellos salgan y entren ha permitido que haya libertad para que se filtren todas las filosofías mundanas y del reino de las tinieblas. La santería es la religión oficial allá, por lo tanto, es normal ver en medio de las calles, a la gente ofreciendo sacrificios. Se ven en las calles cuerpos de animales descabezados, cabras, gatos, pollos, puercos, gallos y a los santeros vestidos de blanco ofreciendo sus servicios. Es algo muy feo.

Y regreso a México y encuentro aquí una incertidumbre de qué va a suceder políticamente. Todo el tiempo se oye acerca de muertes, secuestros y linchamientos, injusticias, extorsiones, y la gente está buscando la hechicería como un medio de esperanza, como una respuesta a sus necesidades. Buscan las drogas y el alcohol como una salida. La violencia en la sociedad y en cada

Hermanos de la congregación nos comentan que alguien les echó una maldición, escuchamos que esta ciudad está maldita, oímos cómo la gente se maldice. Algunos dicen: “estamos bajo bendición”, otros dicen: “estamos bajo maldición”. Se oye tanto acerca de hechicerías, maldiciones, de la inseguridad y parece que la maldad ya se salió de control y nos sobrepasó

Creo que sí, es una situación difícil, dolorosa en donde lo peor es que corre peligro la fe de los creyentes, especialmente de los más tiernos en la fe y también de esta población tan vulnerable que son los niños, creo que son muy afectados porque están creciendo pensando que toda esta maldad es normal: que la ideología de género, que el aborto, que la hechicería, que los homicidios, violencia, etc, son cosas normales dentro de la sociedad.

Mi esposo ha dicho que el último refugio que tiene la sociedad, es la iglesia. La gente tiene que volver su mirada a Dios tarde que temprano y por todo esto que está sucediendo, quiero compartir con ustedes algo que tocó mi corazón al leer la Palabra.

1. Dios está en control de este mundo!

Desde Génesis hasta Apocalipsis vemos un hilo escarlata que representa la esperanza de la salvación y la esperanza de la redención. Podemos ver a Cristo desde el primer libro de la Biblia hasta el último dándonos la seguridad de la vida eterna, la seguridad que encontramos en Él.

No importa la circunstancia que estemos viviendo, todas las épocas de la historia han pasado por situaciones difíciles. Y sabemos que en los postreros días la maldad se iba a multiplicar y a causa de esto el amor de muchos se enfriaría. Pero no importa la situación que vivamos, Cristo está presente.

Dios todavía tiene el control. Nada se ha salido del control Divino.

Dios está en control de cada detalle, de cada circunstancia de ¡nuestra vida, de nuestra familia, de nuestros hijos, de nuestra economía, de nuestra salud, de nuestra congregación, de nuestro país!

Quiero animar su fe para que juntos mantengamos los ojos en Jesús, aquél que pagó el precio más alto, quien es el autor de la fe, vale la pena confiar en Él, sabiendo que Dios tiene control de todas las cosas.

Recientemente el pastor Bill Brown predicaba sobre esto, en nuestra iglesia, que Jesucristo es el Alfa y la Omega, Dios tiene todo bajo control, Él es todo. Y nada se sale de Su control. Fortalezcamos nuestra fe y que nuestro ojos permanezcan en ÉL

Si crees que algo está demasiado mal, corre al Señor y ponlo debajo de Su Soberanía y Su Voluntad y recuerda que Dios siempre ha tenido control de la historia y de las familias.

2. Declare con su boca lo que cree en su corazón!

Y contagiemos de esta fe a los hermanos. En algunos hay una confesión negativa, incluyendo a cristianos. Andan por ahí diciendo en sus conversaciones que todo está muy mal:

  • Vamos de mal en peor,
  • Ya la maldad nos sobrepasó,
  • Los niños son peores que antes,
  • Los jóvenes son una vergüenza,
  • Ya no hay temor de Dios, etc.

Nosotros como líderes cristianos debemos de llevar la esperanza. Animemos a los demás para ver la obra de Dios. Cuando estamos exaltando demasiado las cosas malas que suceden a nuestro alrededor, es como exaltar la obra de las tinieblas, es levantar lo que el reino de las tinieblas está haciendo. Siempre trate de tener un rhema fresco de parte del Señor para compartirlo, para declararlo porque la fe obra sobre esa Palabra dada por el Señor.

No es vivir en un triunfalismo y decir: “aquí nada malo pasa” ¡No! Se trata de vivir una vida de fe, de orar, de confesar lo que Dios ha dicho. Dios ha decretado muchas cosas en Su Palabra para nosotros, para nuestras familias, para la sociedad, para nuestros países y creo que debemos hacer declaraciones de fe sobre lo que Dios decretó. No podemos seguir declarando cosas negativas acerca de lo que nos rodea, sino poner nuestros ojos en la Palabra y confiar que no importa lo que pase, Dios cumplirá Su propósito y confesándolo en fe.

3. ¡Eres bendecido!

Dice el Salmo 109:28 “Maldigan ellos, pero bendice tú; Levántense, mas sean avergonzados, y regocíjese tu siervo.”

No importa cuántas maldiciones puedan enviar los malvados, una vez que has sido bendecido por el Señor nadie puede maldecirte. Si crees que alguien te ha lanzado una maldición o una hechicería, recuerda que Lucas 9:1 dice que el Señor nos dio poder y autoridad sobre los demonios y enfermedades. Reprende eso que sientes en el Nombre de Jesús, cancela toda maldición y toda obra de las tinieblas pues tenemos autoridad sobre ello.

¿Recuerdan al profeta Balam que quiso maldecir al pueblo de Dios? Y dijo: “no puedo, no puedo maldecirlo”. Porque era un pueblo bendecido. La única manera que este profeta pudo traer problemas al pueblo de Israel, fue infiltrar el pecado al pueblo. Creemos que las puertas del Hades no pueden prevalecer contra la iglesia. Pero si nosotros, causamos divisiones, mentimos, criticamos a los hermanos o al pastor, robamos, nos rebelamos, etc… podemos favorecer la obra de las tinieblas, le hacemos el trabajo a satanás. Necesitamos, como líderes, hacer un llamado a la congregación para mantenernos unidos confiando en las promesas de Dios. No tener miedo de las maldiciones de los hechiceros. Si vive en una ciudad donde hay mucha hechicería, o donde hay mucho materialismo, o donde hay mucho hedonismo, o violencia, no importa si es una ciudad atea, etc… creo que en medio de todo eso, Dios bendice a su pueblo. Dios honra a los que le honran y podemos acercarnos a Él confiadamente. Él es el proveedor, no se duerme, el que te guarda, es tu sanador, ¡ES TU PADRE!

Por último, algo que sostiene mi fe y que alienta mi corazón es Apocalipsis 22. Últimamente hemos estado en varios países y vemos cómo crece la incredulidad, aún en medio de la iglesia; porque su fe es afectada, su fe es desanimada por diversas pruebas que pasa. Pero le recuerdo que en nuestra Biblia, en el último capítulo Apocalipsis 22:3 y 4 “Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.” Mi Biblia dice que al final, vamos a estar frente al trono del Señor, no habrá maldición. Esto debe de sostener nuestra fe.

El capítulo 22:7 dice: “Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.”

Vs. 12 “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo,” palabras del Señor Jesús.”

Vs. 13 “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”

Sí amén, ven Señor Jesús. Dice el versículo 20: “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve.” Y la iglesia dice: “Amén; sí, ven, Señor Jesús.” ¡Esa debe ser nuestra oración!

Así que, amados hermanos, quiero animarles para que recordemos que Dios tiene el control de todas las cosas, que mantengamos los ojos en Jesús, y estemos unidos creyendo en las promesas de Dios. Asimismo, que sepa que el último capítulo de nuestra Biblia habla de una total victoria y el que persevere hasta el fin, ese será salvo. Sustentemos nuestra fe en la Palabra, volvamos los ojos al Señor, confiemos en que Él está en control, y esperemos el cumplimiento de Apocalipsis 22.

Dios nos ha permitido vivir en este lugar y somos ¡la sal, la esperanza, el último refugio de este mundo!

Hermanos, que el Señor les bendiga, “la gracia del Señor Jesucristo sea con todos ustedes.” Apocalipsis 22:21

Bendiciones!!!

Escuela Avanzada de Ministerio se estará llevando a cabo en el mes de octubre en Tijuana, Baja California Norte y el próximo mes de enero 2019, en Cuernavaca, Morelos.

Por motivos ajenos a nuestra voluntad se suspende EAM en Dallas, Texas.

Sinceramente y en su servicio,

Marjorie Corrales de Mondragón

Arriba