Las Déboras en Tiempos de Crisis

enero, 2022

En esta ocasión dirijo a ti mi carta, Preciosa Mujer de Dios: Pastora o Esposa de Pastor.

Entiendo perfectamente tu posición pues, en muchas ocasiones los ojos de la congregación están puestos en ti y en mí, esperando una reacción o acción de respaldo ante los inminentes tiempos de adversidad que azotan a nuestras congregaciones y familias, tales como la pérdida de seres amados, y lo que viene después de la dolorosa partida: enfrentar la viudez y/o la orfandad, la situación económica, el desafío de la soledad, etc. En estos tiempos de pandemia todos perdimos pastores amigos, líderes, levitas, gente de la congregación y familiares muy cercanos.

¿Cómo podemos responder ante esta problemática? Ellos esperan mucho de ti, esperan que seas como una Débora que surge en tiempos de crisis. Recordemos que ella se levantó como madre de su pueblo.

Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído, Hasta que yo Débora me levanté, Me levanté como madre en Israel. (Jueces 5:7)

Estos tiempos que estamos viviendo, donde las aldeas (casas) están desoladas por el sufrimiento de las enfermedades, los decesos y más, nosotras debemos levantarnos como madres (pastoras, esposas de pastor) por nuestra iglesia en ayuno y oración.

Débora fue al frente de la guerra (batallas).  

Tú mujer, Débora, también ve al frente de la guerra. Enfrenta tus crisis, aquello que te agobia en la iglesia, en la familia, o en las circunstancias adversas; ve con la espada del Espíritu, espada de sabiduría y conocimiento en la palabra de Dios por lo que está sucediendo (contagios, falta de medicinas y las enormes secuelas que deja, gastos médicos incalculables, la pérdida misma del ser amado, el intestado o los problemas con las herencias, pérdida de trabajo, la renta de local para la iglesia, inconformidad en el nuevo liderazgo, controversia entre los miembros de la iglesia, si deben o no vacunarse, incinerar el cuerpo o no hacerlo, etc.). Son grandes decisiones que las Déboras deben tomar con sabiduría y fe en quien les ha llamado.

Mujer, párate firme y di en alta voz: Fe y Confianza.

Dios te dará la victoria así como se la dio a Débora. Debemos ser valientes y esforzadas e incansables en la motivación de renovar nuestras fuerzas y esperanza en las promesas de Dios en oración.

Orad sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17)

Debemos tener el anhelo de trabajar en la obra del Señor, de servir en su casa, tener una fe inquebrantable.

Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. (2 Corintios 8:7)

Que Dios nos dé sabiduría e inteligencia para poder aconsejar acerca de la problemática actual, a consolar al pueblo de Dios, por la escasez de recursos actuales que enfrentamos y enfrentaremos en este 2022.

Recuerda que eres una Débora en tiempos de crisis y que Dios ha puesto un cántico profético en tus labios. Declaremos juntas Jueces capítulo 5.

¡Fluye en un nuevo cántico profético para este nuevo año 2022!

Dios te bendiga.

Con amor,

Pastora Rome de Trejo

Arriba