El Corazón de Dios y el Corazón del Hombre

Humberto y RomePor Rome de Trejo

Amados pastores, agradezco a Dios la oportunidad de saludarles por este medio, teniendo la expectativa de que Dios bendiga sus corazones. Deseo compartir con ustedes lo que Dios me ha hablado durante estos días y que puede servirles para un retiro de damas, para hablar a los jóvenes, etc.

¡Dios les bendiga abundantemente!

Jeremías 31:3 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

1 Corintios 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

Job 7:17 ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, Y para que pongas sobre él tu corazón,

El corazón de Dios está lleno de cosas hermosas y preciosos regalos para los hombres, cosas que ojo no vio ni oído oyó, ha preparado el Señor para los que le aman con un corazón perfecto.

Del corazón de Dios surgieron todas las cosas que hoy existen, nada fue creado fuera de Él y todo, en “El Principio” era bueno en gran manera (Gn. 1:31.) A pesar de los tropiezos humanos que cada generación ha tenido contra Dios, Él sigue siendo fiel y amante. Tuvo un plan perfecto de redención y perdón para toda la humanidad pecadora y perversa. Por tal motivo me parece interesante responder la siguiente pregunta.

¿Qué tan importante es nuestro corazón para Dios?

En la Biblia se menciona la palabra corazón 876 ocasiones. Recordemos que la Palabra del Señor es un pulidor del alma. El mismo Señor Jesús, en una de sus oraciones más importantes registradas en la Biblia expresó: Juan 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

¡Amén! ¡Que la palabra de Dios sea como un pulidor que limpia nuestro corazón!

Proverbios 20:9. ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado?

¿Qué tienes que limpiar de tu vida? ¿Qué cosas debes limpiar de tu corazón? Límpiate de:

  • Amargura. (He. 12:15.)
  • Rencor. (Lv. 19:18.)
  • Incredulidad y Mentira. (Ap. 21:8)
  • Preocupaciones y estrés seguidos de largas noches de insomnio. (Sal. 127:2.)
  • Temores o pensamientos que te asaltan y te quitan la paz. (Pr. 29:25.)
  • Remordimiento, en lugar de tener un arrepentimiento genuino que te reconcilia con Dios. (Mt. 3:8.)
  • Activismos, al grado que no tienes tiempo para estar en la presencia de Dios.
  • Pensar en una enfermedad incurable o una mala noticia.
  • Ingratitud, orgullo, arrogancia. Desobediencia a Dios y Su palabra.
  • Amor al mundo, a los bienes terrenales, al dinero, la fama, la posición, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. (1 Jn. 2:15-17.) Etc.
  • Escribe las tuyas:

2 Ti. 2:21. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

A lo largo de la vida acumulamos innumerables cosas innecesarias que son perjudiciales para nuestro caminar con Dios, cosas que no nos permiten ver las promesas de Dios o lo que Dios tiene para nosotros, pero déjame decirte que nuestra alma puede mejorar si renunciamos a ellas.

Saquemos de nuestro corazón las cosas negativas que acumulamos a lo largo de nuestra vida, las cuáles sólo estorbarán nuestra felicidad y nuestra paz, y no nos permitirán ver el corazón de Dios.

No es bueno guardar estos malos sentimientos porque te hacen daño. Los pecados como los celos, la ambición, el egoísmo, las malas actitudes. Saca todo eso y bórralo de tu corazón, que todo quede limpio y dispuesto para recibir las bondades del corazón de Dios que con tanto amor nos ha regalado para que se cumpla el deseo de Su corazón. 2 Ti. 2:21. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

El corazón es el asiento de nuestras pasiones, motivaciones, nuestra voluntad, nuestro proceso mental e intelectual, pues nuestro corazón es la fuente de nuestra sabiduría y personalidad.

Que al igual que el Rey David un hombre conforme al corazón de Dios, tú corazón se llene del corazón de Dios.

Salmo 51:10. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Salmo 84:5. Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos.

Salmo 86:11, 12. 11 Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre. 12 Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón, Y glorificaré tu nombre para siempre.

Recuerda que Proverbios 24:12 dice: Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos, ¿Acaso no lo entenderá el que pesa los corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, Y dará al hombre según sus obras.

No se pierda nuestra próxima Escuela Avanzada que se llevará a cabo del 25 al 28 de Enero 2016, Dios mediante en Cuernavaca, Morelos. Haga planes e invite a sus líderes para tener un tiempo maravilloso de edificación en el Señor.

2 Replies to “El Corazón de Dios y el Corazón del Hombre”

  1. Muchas gracias pastores por estas bendiciones que comparten ,son de gran edificación para nuestras vidas y nuestros ministerios Dios los bendiga.

    1. Gracias Hna por esta Hermosa Bendicion . me edifica y puedo aligerar el equipae de la vida que el mundo la carne y el enemigo quiere hechar sobre mi. La bendicion esta en el hacer la voluntad de Dios . soy Alejandro Martinez fui condiscipulo de su esposo en La Nueva Esperanza. Bendiciones

Comments are closed.

Top